un espacio para la critica

EN MEMORIA DE LOS MAESTROS PERUANOS Y LA LEY MORDAZA DE LA APOLOGÍA.

EN MEMORIA DE LOS MAESTROS PERUANOS Y LA LEY MORDAZA DE LA APOLOGÍA.

Enmi memoria sale a acotación dos escenas por mas espeluznantes en lavida de los maestros peruanos, por los que hay que tenerlos en cuenta.La primera ocurre en los luctuosos del Frontón y Lurigancho y la otrala del 18 de Julio, la una como la otra sucede a escasos días el unodel otro y en los dos mueren maestros que con sus juveniles añosmurieron. Si fue o no, equivocada su decisión, no lo sabemos, solosabemos que por sus acciones no ganaron nada, ni un sol, ningúndepartamento en Paris, ni muchos de sus esposas que nunca trabajaron notienen miles de propiedades y nunca fueron congresistas para hacerantesalas de las grandes compañías trasnacionales. Solo sabemos que asícomo fueron pobres, así murieron. Muchos de ellos dejaron en sus mentesel ideal de una sociedad mas justa, sobre todo para aquellos niños queviven en los miles de arrabales que circundan nuestras grandesciudades, porque ellos vivieron y seguirán viviendo en quienes lessuceden como maestros el dolor de esos niños.



Esos niños que solo comen una vez al día, y que comida que es soloharina de pescado mesclada con cartón, por que es lo mas barato que hayen los mercados populares. Y esto a pesar de los triunfalismos de todoslos gobiernos. Es que ellos no viven cerca de esos espacios en queviven millones de nuestros hermanos que son desplazados de sus tierrashacia las grandes ciudades, les quitan sus tierras, con el consabidopretexto de llevar desarrollo para sus pueblos y les engañan con unmiserable sol, que lo gasta y ya no tiene más y se refugia en lasgrandes ciudades a cubrir su miseria, y es allí que solo tiene querecurrir al maestro que también es pobre como él, pero que está cerca,muy cerca para consolarle de sus tristezas. Y es que el sistema que nosexplota u carcome, no le interesa que el Maestro, se supere, para esoinventa una y miles de leyes para que siga pobre y miserable, para queno se vea toda su podredumbre y explotación de los maestros, inventamil argucias, como evaluaciones y tramposas leyes, diciendo, es paraque se superen los maestros, pero siguen los más miserables sueldos,que más parecen unas insultantes propinas que apenas le alcanza parauna semana de necesidades, mientras que toda su guardia de corps ganael doble de lo que nuestros maestros ganan en un mes. Es que leinteresa salvar el sistema, pero no hacer justicia con los sufridos queenseñan a los hijos del pueblo.

Si en el Frontón murieron maestrossin ser juzgados por un poder judicial independiente, su asesino ahorafunge de presidente de la República sin siquiera haber sido molestadopor los crímenes que cometió, contra aquellos indefensos maestros. Ymás bien con bravatas a través de sus esbirros, como aquel indígenamuchic que se cree gringo de piel blanca y que ostenta el cargo depremier de la República sale a amenazar al libre pensamiento, a lalibre expresión. Claro, ya no pueden tapar las atrocidades que siguencometiendo en este su segundo gobierno. Y la única manera de acallarlas voces de protesta, como lo hacen siempre, es acomodar sus leyespara atentar contra el derecho a la huelga, a pensar distinto de ellosy hacerlo también por escrito. Les duele en el alma que les diganladrones de cuatro esquinas, tal como lo diría un candidato fascistarepresentante del gamonalismo moderno. Por ello se ensañan con elpueblo para que no exijan sus derechos, de allí salieron lacriminalización de las protestas sociales. Cuantos dirigentes socialesde bases, es que se encuentran presos, mientras que delincuentes decuellos y corbata siguen en las calles buscando donde estafar ocolgándose de la teta del gobierno para hacerlo mas cuidadoso, pero lomismo es estafar al pueblo, tal como ese candidato aprista llamadoSalaverry.



Tambiénhay que recordar a aquellos jóvenes aspirantes a maestros, en la que unescuadrón de la muerte comandado por el terrorista Fujimori, dio laorden de asesinar a ellos, solo por el delito de ser jóvenes, pobres yestudiantes de la Universidad más pobre de todo el Perú, que esautogestionaria en donde el gobierno lo llevan auténticamente losjóvenes en conjunto con sus verdaderos maestros. Aparte de dar todaslas facilidades a aquellos pobres de la Amazonia que sin tener untecho, ni ningún dinero se formaron para regresar a sus pueblos ynaciones originarias. Pero también hay que recordar a los muchachosuniversitarios de la Universidad Nacional del Centro de Huancayo en queel terrorista Fujimori y sus escuadrones de la muerte soltaban de losaviones de la fuerza aérea. En uno son diez jóvenes y un maestro, merefiero a los hermanos de la universidad Enrique Guzmán y Valle, quemás se les conoce como la CANTUTA, y de la cual es que escribe éstanota egreso en los años más duros de la violencia política en nuestrasnaciones.



Quizásla Cantuta es más conocida por estar cerca y en la capital, pero laUniversidad que sufrió la insania de los terroristas de Estado fue laUniversidad del centro, donde se cuentan por centenares y quizás milesde estudiantes que eran asesinados por los escuadrones de la muerte deFujimori. Allí era delito, tener el color oscuro, o sea ser andino,amazónico y ser pobre, además de estudiantes de cualquier especialidady andar hablando o tocando música de su pueblo, era considerado en lalista para ser desaparecido y aparecer muerto en algún valle o muysimplemente aventado de un helicóptero o avión para que su cuerpo sedestroce en las piedras las punas o los ríos. Y ahora en lo paradójico,esos condenados y su organización terrorista de estado son amparadospor el genocida Alan García, seguramente para tapar sus nuevos crímenescometidos en esta etapa de su vida política.
Un merecido homenaje aaquellos maestros que murieron en todos los genocidios de Alan García yFujimori, pues con su ejemplo demostraron que a pesar de quedar impunelas fechorías de estos criminales, siguen ellos poniendo la esperanzade los pueblos.

Túpac Isaac II
Juan Esteban Yupanqui Villalobos
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: