un espacio para la critica

SATRAPA FEMENINA, FASCISMO E INCAPACIDAD DE GOBIERNO

SATRAPA FEMENINA, FASCISMO E INCAPACIDAD DE GOBIERNO.

Los recientes acontecimientos en la que, quien no fue nombrada por voto popular se tome el atrevimiento de tomar la decisión de decidir quién se queda y quién se va en el equipo ministerial del actual gobierno. En una democracia lo representativo del poder popular se lo determina en cada elección y quien salió elegido debe representar esa voluntad popular, si no lo hace se deslegitima y consecuentemente su poder es precario y solo representa la voluntad personal, no la de sus electores. El Señor Ollanta fue elegido por una mayoría para que lo represente, no lo puede delegar, salvo que sea una funcionaria del estado, me refiero a su conyugue, en el caso de los ministros de Estado, quienes que responder de sus cuentas ante el parlamento nacional. Nos preguntamos ante quién da cuenta la señora Nadine Heredia; todo esto refleja la incapacidad del gobernante para dirigir los destinos del país.



Si los lectores me permitieran, solo recurriré a nuestra enciclopedia de la supercarretera, me refiero a Wikipedia, que es lo que dice nuestra enciclopedia con respecto a democracia:

Democracia es una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la sociedad. En sentido estricto, la democracia es una forma de organización del Estado en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes. En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.

La democracia se define también a partir de la clásica clasificación de las formas de gobierno realizada por Platón, primero, y Aristóteles, después, en tres tipos básicos: monarquía (gobierno de uno), aristocracia (gobierno «de los mejores» para Platón, «de los menos», para Aristóteles), democracia (gobierno «de la multitud» para Platón y «de los más», para Aristóteles).1

Hay democracia indirecta o representativa cuando la decisión es adoptada por personas reconocidas por el pueblo como sus representantes. Hay democracia participativa cuando se aplica un modelo político que facilita a los ciudadanos su capacidad de asociarse y organizarse de tal modo que puedan ejercer una influencia directa en las decisiones públicas o cuando se facilita a la ciudadanía amplios mecanismos plebiscitarios consultivos. Finalmente, hay democracia directa cuando la decisión es adoptada directamente por los miembros del pueblo, mediante plebiscitos vinculantes, elecciones primarias, facilitación de la iniciativa legislativa popular y votación popular de leyes, concepto que incluye la democracia líquida. Estas tres formas no son excluyentes y suelen integrarse como mecanismos complementarios en algunos sistemas políticos, aunque siempre suele haber un mayor peso de una de las tres formas en un sistema político concreto.

Tomado de: http://es.wikipedia.org/?title=Democracia

En su primera parte nos refiere al tema del poder. Un gobernante está legitimado, en cuanto hace la voluntad de quienes le han delegado. Supongamos que más del cincuenta por ciento de los votantes de nuestro país le delegaron el poder al señor Ollanta que supuestamente está contenida en las promesas electorales que hizo previa segunda vuelta, que se desarrolló en la lid electoral. El incumplimiento de estas lo deslegitima, pues para acceder al poder mintió sobre sus verdaderos propósitos al pueblo de que es lo que haría para favorecer a sus electores y mucho peor si delega a quién no tiene la categoría de funcionaria pública, pues solo él y él tiene la potestad de delegar la capacidad de poder a quien nombre como funcionaria pública. En todo caso debería nombrar a su conyugue en el cargo de primer ministro, pero ya también allí ronda con el delito de nepotismo. Pero si no lo nombra en el poder, la Señora Nadine Heredia está usurpando el poder, que también es un delito, usurpar una representación que no le viene de elección popular. Pero también hay un delito más, en éste caso del ministro de economía y finanzas, el famoso señor Castilla, quien le debe respectivo respeto al Primer Ministro, pero al salirle a desmentirle cometió la falta de insubordinación prejuiciosa. Salvo que haya sido autorizado por el mandatario, quien debió haberle hecho saber también al primer ministro. Pero obviamente el Señor Humala no salió al frente ante ésta crisis, por no dejar mal parada a su conyugue. Al no hacerlo está otorgando credibilidad a su conyugue de que de ella emana el poder y por lo tanto no puede contradecirle. Por lo tanto a quien se le ha delegado poderes emanados del pueblo, se siente incapaz de representar a ese pueblo, lo que es argumento más que suficiente de solicitar la vacancia de la presidencia de la república por incapacidad permanente del gobernante a hacer lo que el pueblo le delegó.

Aquí no cabe los argumentos de que el gobernante hace lo que le puede hacer mejor al pueblo, pues si el pueblo eligió un programa de promesas; el gobernante al no hacerlo se aprovechó del pueblo por lo tanto está incapacitado para seguir ejerciendo el cargo. Por lo tanto el parlamento tiene que destituirlo por incapacidad permanente, si no sería cómplice de una usurpación de poder, en este caso, el que está haciendo la conyugue del que fue elegido. Aquí, quienes detentan el poder, que en nuestro caso son las financieras internacionales, y sus empresas que son las que imponen su dominio sobre nuestro estado, harán lo que sea para impedirlo, pues está demostrado que el Señor Ollanta Humala y su mujer son fieles servidores del poder mediático. Como lo señala su ex compañero Raúl Winer.

Juan Esteban Yupanqui Villalobos

http://juanestebanyupanqui.blogspot.com


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: